sábado, 7 de septiembre de 2013

Habitar en tu pecho





Aunada al viento 
respiro el aroma de las rosas,
camino sobre hojas humedecidas
besadas por el viento,
soy presa del tiempo
de la faz en tu risa
de tus ojos color esmeralda
y quiero habitar en tu pecho,
saciarme 
con tu calor
con cada beso enmudecido.

La luna en silencio
será  fiel testigo
de dulces noches vacilantes
aferradas a tu aliento
y al palpitar de mi alma
en cada gemido.