sábado, 26 de mayo de 2012

"Te Encontré"






"Te Encontré"
autor:Glendalis Lugo

Entre mares, arenas y la espuma dejada en cada vaivén,

entre sollozos y llantos quizás adoloridos o alegres,
cuando encendí la luz de mi alma
y dejé entrar el sol por la ventana.

Cuando la golondrina con su hermoso canto
me despertó de este largo letargo.
Al ver tú fotografía y sentir que me sonreías,
al llamarte y tu haber respondido,
al besarme y dejar tu huella en cada beso
porque inolvidable eres.

Te encontré, al fin, lo afirmo ,estas aquí
puedo tocarte ya no eres efímero, eres luz ,
eres vida ,mi amor ,mi único amor ,
de nosotros nacerán luces,
y la esperanza encontrara su ruta
porque te encontré.

Lo afirmo con regocijo y alimento tu amor,
nunca lo dejare morir ,es
mi promesa ,nuestra promesa.
Al fin lo puedo decir:" Te encontré".

lunes, 21 de mayo de 2012

Para que no me olvides






Para que no me olvides hice un juramento:
a las flores le pedí que guardaran tu aroma
para que la brisa siempre me arrope a ella,
a las mariposas que lleven mis besos
a tu amanecer día tras día.

Para que no me olvides borde tu nombre
a mi almohada porque a pesar de la distancia
te sigo amando y te amaré eternamente,
a mi piel le pedí que perpetuara tus caricias
y el deseo acalorado que me hizo vivir
cada día.

Para que no me olvides te escribí estos versos
para hacerte saber que te sigo queriendo,
a pesar de no tenerte ni siquiera de amigo
hoy te digo mi amor por ti sigue intacto,
sólo lloraré el día que haya muerto.

autor: Glendalis Lugo

martes, 15 de mayo de 2012

Cómo hacer para olvidarte


 

 Cómo hacer para olvidarte, si te llevo
en mi pecho y sin ti nada tiene sentido,
sólo oscuridad discurre mi corazón,
no tiene esperanza, respira desolación.

Cómo hacer para olvidarte,
 si aún estando lejos siento tu mirada de amor.
que me envolvía en torbellinos de pasión.

Cómo hacer para olvidarte si te
pertenece cada milímetro de mi piel
que has tocado amado y sólo tú eres el dueño.

Cómo hacer para olvidarte,
si no quiero despertar, 
en mis sueños vives y muero de esperanza 
que algún día al abrir mis ojos sean tus brazos
que me rodeen para volverte amar.

sábado, 12 de mayo de 2012

Al caer


 

Una gota de lluvia
tiene algo más que perder
que su agua,
por si aterriza en el desierto.
 
Al caer, mi alma
como un piano en el abismo
de teclas que abren heridas,
puertas hacia otros espacios de dolor.
 
La muerte
empezó su canción promiscua
acompañada por un coro inmenso de mamutes.

En el ojo cerrado de la historia

aún nacen lágrimas.

Poema por  Marius Gabureanu,(Rumanía)

jueves, 10 de mayo de 2012

Nuestro Primer beso


Bajo la lluvia fue nuestro primer beso,
ese que acarició mi corazón
prometiéndome amor eterno,
me regalaste bellas sensaciones
yo sentía que vivía y lloraba de alegría.

Y caía la lluvia...me besabas,
no te importaba si se mojaban tus cabellos,
éramos tú y yo,
concentrados en aquel primer beso,
prometiéndonos amor del bueno,
 perpetuando un anhelo.

La lluvia se detuvo... más no nuestros labios,
que clamaban refugio en ellos mismos,
cobijo y resguardo a pesar del frio,
nuestra historia de amor se escribió ese día,
cuando bajo la lluvia se abrazaron nuestros labios.

Glendalis Lugo

martes, 8 de mayo de 2012

Bajo la luz de la Luna


 

Era un 14 de febrero y en un restaurante fino de Londres Yasiris esperaba por su novio, estaba ansiosa y soñaba con el momento que el le dijera: Te amo, me quiero casar contigo. Sería un momento grandioso y lleno de felicidad porque ella lo amaba tanto,como nunca antes había amado a nadie. Pero pasaron treinta minutos de la hora acordada y él no llegaba, lo llamó al celular pero no contestó. Se tomó una copa de vino a insistencia del mozo que la miraba con pena. Con unas ganas inmensas de llorar se iba a levantar de la silla pero creyó ver un reflejo, era el rostro de su novio que la miraba a través del cristal del restaurante. Le pidió la cuenta al mozo y salió apresurada del lugar, pero vio que él doblaba en la esquina corrió para alcanzarlo, pero la sombra nunca se detuvo y había desaparecido. Cualquiera que la viera pensaría que estaba loca pero su corazón no le mentía era él, ¿pero a dónde se dirigía?.

En el final de la calle había un muelle, el agua relucía y muchos barcos estaban anclados allí. La luna testigo de tantas historias de amor se erigía hermosa alumbrando las cálidas aguas. Ella caminó lentamente por el muelle esperanzada de encontrarlo, y si al final del muelle estaba él con la mirada hacia el firmamento. Ella corrió hacia él llamándolo pero él no se inmutó seguía con su mirada perdida.¿Que le pasaría? ¿Ya no la amaba y quería decírselo allí? Un miedo se apoderó de ella de solo pensar escuchar de sus labios que ya no la amaba sería un golpe terrible y no lo soportaría, en esos momentos prefería la muerte a enfrentar esa terrible realidad. Iba a retroceder cuando escuchó que él la llamaba, sintió un sobresalto en su corazón pero fue donde él, temblando no de frió sino de miedo. Vio en sus ojos un brillo inusual, ¿sentía miedo al igual que ella?-pensó.

Pero le dijo: “Amada mía , perdóname si te he echo llegar hasta aquí de esta forma, pero hasta el último momento tuve mucho miedo de enfrentar esta realidad que me atrapa el corazón, no pienses que soy un cobarde pero el amor nunca ha sido mi amigo, pasé mi vida buscando solo aventuras y nadie que me atara, pero llegaste tú
y todo cambió, mira hacia el cielo, vida mía”. Yasiris miró hacia el cielo y de repente luces artificiales hacían su presencia llenando de colores el firmamento y bajo esas luces el se arrodillo sacando un pequeño estuche que contenía una bella sortija y le dijo lo que ella anhelaba escuchar esa noche especial:Te amo, vida mía, ¿te quieres casar conmigo? No hubo momento más perfecto que ese encuentro y esa petición de amor, Yasiris había encontrado la felicidad en los brazos de su amado. Fin

domingo, 6 de mayo de 2012

¿Qué poder tienes poeta?



     ¿Qué poder tienes poeta?


Qué cuando tus letras
con mi alma se entrelazan,
me arrobas en ese instante,
y en mi alma sus alas
otra dimensión cobran,
cual si fueran de ángel,
a las que nada ni nadie
puede poner a ese
vibrante vuelo etéreo,
un rótulo que señale:
"AQUÍ NO SE SUEÑA"...
¿Qué poder tienes poeta ?...
Qué hasta los más crueles
que en la historia dejaron
sus huellas de espanto...
Desde su fuero íntimo
temieron a tus letras
que lejos de ser letra muerta...
¡ ES palabra viva !
Qué valiente levanta su voz,
y agita el inconsciente colectivo,
al despertarlo de su letargo
e impulsando grandes cambios,
desde la libertad natural del SER
más humano...Más hermano...
¡ Qué poder tienes poeta...
Qué hasta los más grandes tiranos,
temieron a tus letras !

de Gladys Viviana Landaburo ( Argentina )




Cita Clandestina





 

 En la barra te espera
mi cuerpo anclado;
cuando puedas mi vida
ponte a mi lado.

Ese momento amor
que tanto he soñado
se convertirá en cierto
de tan ansiado.

No olvides mi aspecto
corazón amado;
barba de tres días,
cutis aceitunado.

Era poeta triste
ahora afortunado
de sentir tu aliento
y tu tacto amado.

Por mis labios el ron
deja un salado
sabor a lágrimas
de tu cuerpo amado.

De lo oscuro mi vida
me has rescatado;
con tu luz mi cielo
me has alumbrado.

Recuerda mi aspecto
en la barra anclado
camiseta de rayas
pañuelo anudado.

Al cuello un pañuelo
llevaré atado
y en el alma el perfume
que me has regalado.

Que los hados mi vida
han propiciado
que se unan dos almas
que mucho han llorado

Brillarán mis ojos
al tenerte al lado
aunque me lleve la guardia
a la cárcel atado.

Nada podrán barrotes,
soy pájaro alado.
Haz feliz a este
poeta enamorado.

sábado, 5 de mayo de 2012

Contigo de la Mano





CONTIGO DE LA MANO...


Contigo de la mano rompería mil cadenas
y me echaría a volar con mis alas bien abiertas;
pintaría el ocaso con colores de acuarelas
y te colmaría de abrazos con amor de mil maneras.

Contigo de la mano navegaría la mar entera,
iría sin temor ninguno, guiada por las estrellas
caminaría descalza por la fina y suave arena
y me sentaría en la playa a ver las olas que llegan.

Contigo de la mano iría donde quieras…
escalaría montañas y de sus grutas haría huella,
encendería mil velas para que ardan sus mechas
y un beso yo te daría bajo el furor de una estrella.


Es que contigo de la mano yo iría donde tú quieras…
donde la luz se hace noche y titilan las estrellas.
Iría al confín del mundo, al mismo fin de la tierra ,
contigo de la mano tengo el amor que se anhela.


Camino sinuoso a un CORAZÓN

http://2.bp.blogspot.com/-i8qo9YuutBo/T6VjkQ_0qBI/AAAAAAAAAaM/Y9_HpJZ8oio/s1600/Camino+sinuoso+foto.jpg


En perspectiva visualizo
tantos caminos andados,
y cada uno de ellos señalizado:


" PRECAUCIÓN
40 km máxima velocidad:
camino sinuoso a un CORAZÓN".
Y haciendo caso omiso,
me aventuré presurosa...
Para llegar hasta ahí,
y dispuesta a todo
sin prejuicio alguno...
Y sin medir daños 
ni perjuicio alguno,
sino cegada por el influjo
de un corazón latiendo, 
y esa esperanza en mi alma
de llegar a ese destino...
Y tal vez allí,
encontrar así cobijo
para la sed de mis entrañas,
que peregrinas y desorientadas,
sucumbían alentadas...
Bajo la ilusión de un reflejo, 
que las imantara hacia sí,
para latir al unísono
habitando en un corazón
accesible , y drenando amor,
que las hiciera sentir vivas...
Pero aunque ninguno
de esos caminos haya sido
anclaje perpetuo, de la sed 
que me agobiaba...
Aún así fueron grandes amores,
y cada uno de ellos...
¡ Un gran amor !

de Gladys Viviana Landaburo ( Argentina )

Sensaciones






Niégame que estas involucrado

en magias que no son recomendables,
pues te siento rodar por mis lares
pero no das la cara y estás airado.

No me explico que es lo que te pasa
pareces en esa nube acorralado,
pero no me has aclarado
que es lo que te abrasa…

Siento que estás asustado
me llegan tus pensamientos,
con mil abatimientos
en mí abandonados.

Espero que me confieses tu tormento
pero no me invadas sin mi consentimiento,
que puedo cerrar compuertas
si sinceramente no me hablas.

Rosario de Cuenca Esteban

Lágrimas de amor



Benditas sean tus lágrimas mi niña,
esas gotas que al brotar de tus ojos,
tu gran amor por mi, hoy demostraron,
las sequé con entristecidos labios,
nos dijimos adiós entre sollozos.

Bendito sea tu llanto mi princesa
ese llanto que me hace muy dichoso
en abrazo a la espera reencontrarnos
anhelando pase el tiempo presuroso.

Son lágrimas de amor mi dulce niña
bendito sea el llanto de tus ojos,
que entristecen y alegran mi quebranto
despedida en un día pesaroso.

Volveré te lo prometo, a tu lado
porque el amor nos hace venturosos,
aunque lágrimas escapen nuevamente
será alivio para el alma y nuestros ojos.

jueves, 3 de mayo de 2012

Amar después de ti




Era una tarde de abril bella y radiante…Robert se estaba preparando para su boda y se arreglaba su esmoquin frente al espejo. Sus ojos exclamaban felicidad. Había encontrado el amor nuevamente, en aquella morena de ojos color ámbar que había conocido en un restaurante del sur de París. El mismo restaurante en el cual conoció a su antes fallecida esposa Marina. Sus ojos se humedecieron. Cuanto amó a Marina…todavía el amor le ardía en su pecho. Una brisa repentina entró por la ventana y tumbó al piso el retrato de Marina posado en su mesita de noche. Lo recogió y lo miró, ella sonreía y sintió que ella estaba con él en esos momentos. Emocionado y casi tambaleándose se aferro al espejo. Llegó a su mente aquel instante en el día de su entierro. Días antes ella había muerto de cáncer. Fue una luchadora incansable hasta su último día. Y hasta antes de morir lo último que le dijo fue cuanto lo amaba.


El día del entierro fue un calvario. Su corazón no aceptaba esa perdida y ante la mirada atónita de todos los presentes, salió corriendo del camposanto. Llegó a una playa que quedaba muy cerca y lloró hasta el cansancio. Creía morir de dolor en ese instante, pero un ruido procedente del mar lo hizo despertar, eran gaviotas hermosas que volaban frente a sus ojos y se agrupaban formando un corazón. En ese instante sintió paz en su alma, porque ese evento tan raro le decía que ella se había despedido de él y le deseaba la felicidad. Regresó al camposanto y le dijo adiós frente a su tumba. Seis meses después, la soledad lo embargaba. Pero de sólo pensar en enamorarse de nuevo le aterraba, porque era como enterrar para siempre en su corazón a Marina y no tenía el valor de hacerlo.


Un día volvió al restaurante en el cual se había enamorado de Marina, se sentó en la misma mesa recordando aquellos instantes de felicidad, cuando se le acercó una mesera para preguntarle que quería. Le sonreía, era muy bella y amable. Pero no pudo decirle nada. Se levantó y se fue. Nadie le había llamado la atención como aquella joven y tuvo miedo de esas nuevas emociones que querían cobrar vida. Salió apresurado y no regresó al restaurante, hasta que tuvo el valor suficiente para hacerlo. Volvió días después, se sentó en la misma mesa y la buscó entre la gente. Ella atendía a los clientes. Tenía una esbelta figura y sus ojos eran color ámbar.


Ella se acercó a su mesa sonriéndole y le dijo que se llamaba Grace, que ella lo atendería. El pidió dos cafés ella lo miró extrañada porque no venía acompañado, pero se los llevó. Al entregárselos él le pidió que se sentara con él y que el café era para ella. Ella aceptó gustosa y charlaron un rato, pues ella tenía que regresar a trabajar, pero antes le dio su número de teléfono. Él lo acepto temeroso y se fue del restaurante con ella en la mente. No la llamó, no tenía el valor. Pasaron los días, casi un mes, pero lo ahogaba la soledad hasta que por fin se atrevió, sonó una y dos veces iba a colgar pero ella contesto.

Su voz tan armoniosa y dulce era como canción de amor para sus oídos. Respiró hondo y le dijo quien era y la invito a salir. Ella aceptó y le dio su dirección, él jamás se arrepintió de haber tomado aquella decisión, porque Grace era una mujer maravillosa que lo comprendió y le brindó su amor incondicional. Pasaban largas horas hablando, paseaban por hermosos lugares y compartían hermosos momentos. Una noche ella lo invitó a su apartamento y le preparó una cena especial, él sabía que el momento de consumar ese amor se acercaba, y aunque la deseaba con todo su ser, el recuerdo de Marina lo hacía retroceder.


Pero recordó ese momento en la playa cuando las gaviotas le llevaron el mensaje de Marina deseándole amor y felicidad, y tomó valor. La hizo suya con pasión y derroche sintiéndose libre de aquel fantasma que lo ataba a un recuerdo, cada caricia nueva, cada beso lo llevaron a un éxtasis sin retorno del cual ya era preso. Esa fue una de las primeras noches donde consumaron su amor. Para él era un amor diferente pero lo llenaba y lo hizo feliz. Tiempo después decidieron bendecir su unión en matrimonio. Un toque en la puerta lo regresó a la realidad, era su hermano apurándolo para ir a la iglesia, dejó el retrato en la mesita de noche se secó las lágrimas y decidió ser feliz.








Glendalis Lugo@todos los derechos reservados

martes, 1 de mayo de 2012

Que los versos del poeta vuelen libres (Décimas)

 
 
 
 
Que los versos del poeta
vuelen libres por el cielo,
con ilusión y consuelo
del hilo de una cometa.
 
Que dibujen la silueta
de un corazón entregado
locamente enamorado.
 
Que le canten a la tierra
exterminando la guerra
con el miedo desterrado.

Que los versos del poeta
alimenten de hermosura
y acaben con la basura
de la codicia completa.
 
Llegaremos a la meta
de conseguir el sueño
poniendo todo el empeño.
 
Repartiendo por el mundo
un sentimiento profundo
de que nadie tiene dueño.