miércoles, 7 de enero de 2015

Acusada



Me sostienen horas muertas
en un laberinto sin fe
espinas piadosas vigilan el camino
de libertad,
no hay paz en este océano de cal,
solo piedras que destrozan mi piel
flores santificadas que claman la muerte
y una salida cobarde que huye ante mis ojos.

Llevo en mi sien la culpa de muchos siglos
en mis manos el amor se desangra,
he sido acusada
entre lirios que solo sienten
aflicción y angustia ante mi paso,
entre girasoles suicidas
ante un sol de piedra
ante una razón que no doblega.

He sido acusada
aún la tierra esta mojada,
Dios es crucificado
en el verso de un apostata
y yo cierro mis ojos
suspiro
sonrío
sé que la salida
esta muy cerca,
muy cerca


muy cerca...

Glendalis Lugo