domingo, 8 de enero de 2012

Para mi nieto Ian Yeriel



Despiertas… y con tu sonrisa
despiertas mi corazón,
miro hacia la cuna y tu regordeta manita
quiere que la toque ,
tu pelo rubio me recuerda el sol
entrando por la ventana cada mañana ,
dejándote destellos dorados en cada toque.


Tus ojitos azules me invitan a bañarme
 en la más bella playa contigo,
mirando hacia el cielo
mientras juegas con las olas.

Querido nieto, entraste a mi vida
en un mal momento,
ahora le das razón
y forma a mi existencia en medio del dolor
por el error de mi pequeña hija.


Todos los días le agradezco a Dios por tenerte,
por ser tu abuela, aunque no te esperaba,
y por poder contemplar tu bella sonrisa
dejándome saber la maravilla del amor.

Mi amado nieto ,aquí tienes mis brazos
y mi tierno amor para abrazarte eternamente.
Te amo mucho Ian.