martes, 29 de noviembre de 2011

El día que te amé





Ese día el viento acariciaba mi cara y
las olas del mar mojaban mis pies,
pero no me sentía sola tú estabas aquí,

tus besos eran el agua que quitaba mi sed y

tus manos eran la seda que acariciaba mi cuerpo.


Tus ojos brillaban y se deleitaban en mi mirada,

tu sonrisa me daba vida otra vez borrando

el recuerdo de un triste ayer.


Nuestras manos entrelazadas 
dictan un juramento nuestro amor eterno,
ése día para mí fue luz en mi oscuridad
porque fue el día que te amé