domingo, 29 de julio de 2012

Inerte Corazón






 Tristemente inerte cruza mi corazón al destierro,
tu amor era la gota que calmaba mi sed,
sin él caminar se hace arduo
y las penas se van acumulando.

Quisiera gritar,
quitarme esta pena que empaña mi alma,
pero sigue allí esperando un mañana,
tu presencia, tu mirada.

Alejarme de tu ocaso ha sido cruel,
negarme tu abrazo fue mi muerte,
hoy mi corazón cruza inerte
un desierto llamando tu nombre.