sábado, 22 de octubre de 2011

La Petición

Marina esperaba ansiosa a su novio pero él no llegaba, el reloj da las siete,” “ya no vendrá “-dijo en voz alta-. Cuando iba a cerrar la puerta, oye un carro llegar, era él, se mira al espejo y arregla su cabello, le abre la puerta muy alegre, él llega pero muy desanimado, con un regalo en la mano, se lo entrega un poco avergonzado y le dice que hubiera preferido regalarle algo mejor para tan grata ocasión, aún así, Marina corre a abrirlo, miles de emociones se agolpaban en su cabeza pero nunca imaginó encontrar un rompecabezas , lo mira con mucha intriga, él le dice que tiene que armarlo, así que con mucha calma empieza a armar el rompecabezas, pieza a pieza ,y él no se apartaba de su lado, para su sorpresa el rompecabezas era su propia foto con una bella pregunta ¿Te casarías conmigo? Sonríe…