miércoles, 8 de febrero de 2012

La Orilla



Caminando en un camino lleno de espinas,
me encontré una barca y
navegu
é entre un mar de tinieblas,
la noche era mi amiga pero
tenía miedo de llegar a la orilla.

El miedo no me dejaba mirarte y
buscar tu abrazo,
pero sé que estabas ahí
esperándome para darme abrigo,
dej
é la barca ir sin rumbo
dormida dentro de ella,
escondida de tu mirada,
sola,
temblando de frió y
dolor pero me esperabas lo sabía .

Al despertar sentí un sol en mi corazón
que lo traspasaba y lo llenaba de luz ,
eras tú que me sonreías ,
me abrazabas y me dabas tu alegría ,
yo no me atrevía mirarte a la cara y lagrimas discurrían ,
al fin logre
é mirarte,
sentí tu cálida ternura,
ya no tuve frió ,
supe que al fin había llegado a la orilla.