viernes, 20 de abril de 2012

Atisbo de Memoria



Te creí un árbol seco,
Que me habías echado al olvido.
Y veo que no, que me recordaste,
Y no sabré decirte,
Si es bueno o malo, para mí
Solo que la herida en la que me empeño
En cicatrizar
Se abrió y volvió a sangrar.

¿Y si aun me extrañas?

¡Maldición! Porque sigo preocupándome tanto por ti,
Porque me importas,
Porque te quiero,
Por que hoy se que te ame.

Solo sé que te extraño.

Con el salir del sol,
Cuando la luna se pone,
Cuando la brisa me toca,
Maldición cómo no recordarte.


¿Puede un muerto, desde la tumba volver a vivir?

Y si en el más allá, tienes recuerdos dolorosos,
¿Puede con su fe, dolor o amor, revivir?
¿Hay esperanza para tu cariño por mí?

Te recordare, seguiré deseando,

Aquello en que no me permito pensar,
Cuando te recuerdo…
Con tu sonrisa, con tus ojos cafés,
Con tus brazos que me daban protección,
Y rodeada por tus manos
No conocía la libertad.


Sé que estoy mejor en este lado

Sin embargo, olvidarme no puedo
De lo dulce que era estar en tu costado
Por eso es que te extraño…
Tanto, tanto…

Poema por Flor Chavez ( Peru)