martes, 3 de abril de 2012

Cuidando tus penas


 

¿Donde vas con esas penas mi dulce mujer?
recuesta sobre mi pecho aquellas lágrimas;
déjame sentirlas como si fueran las mías,
yo las apartaré con mi beso este amanecer.

Cubriré con la luz de mis dedos tus caminos,

aquellos que brotan de tu legítima desnudez,
seré testigo de matices carmesí sobre tu tez
y tu pelo acariciando mis piadosos sentidos.

Tu dolor quedará circunscrito en mis labios,

sobre etéreos mundos que anhelan tus pupilas,
allí mi calor acobijará tus espacios fríos.

Y no volverá el dolor que abrazaba tus días,

ni tu alma sufrirá de nuevo por crueles odios,
esta noche todo irá desvaneciéndose a pausas.

Poema escrito por Luis José Flores (Raziel) de Perú